El precio de un aumento de pecho en Sevilla es una duda frecuente en aquellas mujeres que piensan realizárselo en esta ciudad. Existen diferencias económicas muy importantes entre unas clínicas y otras, pero ¿sabes qué se esconde detrás?

Podemos pensar que toda mamoplastia de aumento es igual, indiferentemente de dónde se realice. Precisamente las diferencias en cómo se realiza, quién la realiza y dónde, y qué materiales se utilizan, marcan las diferencias a nivel económico.

A grandes rasgos, y como cifras meramente orientativas, podemos decir que el precio de un aumento de mamas en Sevilla varía entre los 4000 y los 6500 euros. Esto no quiere decir que existan determinados casos que estén fuera de este rango, cada paciente y cada caso es único. Los diversos factores que influyen en esta horquilla son:


Cirujano que realiza la operación

A la hora de operarse es conveniente que sepas que estás en buenas manos, en las de un cirujano de garantía, hábil y experimentado. Cirujanos con contrastada experiencia y brillantes curriculum, con cientos de casos exitosos a sus espaldas, tanto de cirugía plástica estética como reparadora, son un valor seguro. Además, algunos trabajan también en hospitales de referencia a nivel nacional y es una garantía adicional.

Todo lo anterior aumenta el prestigio de un cirujano. El prestigio se gana con el paso del tiempo, habiendo ayudado y operado satisfactoriamente a miles de pacientes. Por tanto, a la hora de un aumento de pecho en Sevilla, la experiencia y el prestigio del cirujano tiene su reflejo en el precio.

Antes de tomar una decisión, es importante analizar el curriculum y los méritos del cirujano: experiencia previa, centros de trabajo de referencia nacional, publicaciones en revistas científicas y libros, premios, etc. Hoy en día, puedes acceder a esta información fácilmente en internet, los buenos cirujanos suelen tener sus méritos listados en la web.

En ocasiones, el cirujano que ofrece el servicio ni siquiera es cirujano plástico, por lo que hay que asegurarse de ponerse en las manos correctas. Ante la duda, debes preguntar qué especialidad tiene el médico con el que hablas y no acabar siendo operada por lo que conocemos como un «pirata», un cirujano de otra especialidad que se hace pasar por cirujano plástico.


Prótesis de mama utilizada para el aumento de pecho

Existe una amplia oferta de implantes mamarios, de diversas casas comerciales. Las diferencias entre ellos son amplias, lo mismo que en su coste. Factores que explican estas diferencias son:

  • Tipo de implante mamario: las prótesis de mama anatómicas, por ejemplo, son más costosas que las redondas.
  • Casa comercial: todos los implantes de mama comercializados actualmente han pasado los suficientes controles sanitarios como para haber sido aprobados por las autoridades sanitarias. Sin embargo, las casas con más años de experiencia en el mercado y sin incidencias sanitarias, que por tanto llevan muchos años pasando controles, ofrecen un producto por lo general de precio superior.
  • Prótesis de mama especiales: existen implantes de características especiales, como las prótesis de mama ultraligeras, o como las prótesis de poliuretano, que son más caras. Son prótesis que se usan en determinados casos y no en el día a día. Cualquier implante que suponga una innovación tecnológica que beneficie a la paciente, tendrá un coste superior. No hay que confundir avance tecnológico con publicidad, en ocasiones se busca un precio superior por marketing más que por calidad tecnológica.
  • Garantía del fabricante: cuántos más años y complicaciones cubra la garantía de los implantes, su coste suele ser mayor.

Clínica que ofrece el servicio

Hay varias clínicas de aumento de pecho en Sevilla, y muy diversas. Lógicamente, no todas son iguales ni todas ofrecen lo mismo. Cuantos más servicios y de mayor calidad ofrezcan en el mismo «paquete», el gasto suele ser mayor:

  • Trato personalizado y análisis de tu caso con el cirujano, estableciendo una relación médico-paciente sin intermediarios como asesores comerciales.
  • Profesionales contratados en plantilla: gente con experiencia y méritos.
  • Materiales utilizados y servicios ofertados en la clínica.
  • Revisiones y curas.
  • Seguimiento.
  • Etc.

Mención aparte merecen las clínicas low-cost, fáciles de reconocer porque suelen ofrecer los precios más bajos. Hay que tener cuidado, ya que son muchas las pacientes que se sienten atraídas por lo que puede parecer una ganga, y finalmente acaban disgustadas. Existen factores que explican estas tarifas, ya que es sabido que nada «es regalado»:

  • Suelen ofrecer las prótesis de mama más baratas y con menor garantía del mercado en caso de complicación.
  • No suele haber conversación directa con el cirujano plástico a la hora de acordar el tratamiento, sino que suele hacerse con una asesora comercial que no tiene conocimiento alguno de cirugía plástica.
  • Suelen funcionar como agencias de ventas, intentando convencer a la paciente para que firme un presupuesto lo más rápido posible, diciendo que es la «promoción del mes», una «promoción especial», «solo hasta final de mes o de la semana», etc.
  • Predomina este trato comercial antes que el trato humano y la relación médico-paciente. El sentir de muchas pacientes habitualmente es como si les vendieran un coche o cualquier otro producto.
  • Suelen contar con cirujanos y enfermeras con escasa o nula experiencia.
  • Probablemente la mayor desventaja de estas clínicas sea cuando aparecen complicaciones, muchas veces eludiendo responsabilidades médicas y económicas. Las pacientes tienen la sensación de quedarse tiradas.

Hospital en el que se realiza la cirugía, tipo de ingreso y de anestesia

Como ya dijimos, no todos los aumentos de pecho son iguales ni todos los cirujanos plásticos en Sevilla operan igual. Una vez más, todas estas diferencias tienen su repercusión en el precio:

  • Hospital donde se realiza la intervención: hospitales con más prestigio aplican tarifas de quirófano más altas. Lo mismo pasa con su nivel de equipamiento. Por ejemplo, no es lo mismo de cara a una complicación, operarse en un hospital que tiene UCI que en uno que no la tiene.
  • Tipo de ingreso: no es lo mismo operarse y permanecer una noche ingresada para observación, en el caso de que se considere necesario, que ser alta el mismo día de la cirugía.
  • Anestesia general frente a anestesia local con sedación.

Como conclusión, son muchos los factores a tener en cuenta que se esconden detrás de un simple precio. Más allá de conseguir un resultado estético sobresaliente y lograr la felicidad de tu paciente, que es fundamental, no hay que olvidar que lo primero es su seguridad.