Seguimos hablando de mastopexia o elevación de mamas en Sevilla, para completar la información iniciada en el primer capítulo, para que acabes de conocer todos aquellos aspectos importantes relacionados con esta cirugía que te puedan ser útiles.

En esta segunda parte nos vamos a centrar en las potenciales complicaciones que pueden surgir en esta operación de pecho, en la evolución de los resultados a largo plazo, y en el coste.


Posibles complicaciones de una elevación de senos

La elevación de mamas es la mamoplastia más exigente para el cirujano plástico, sobre todo si es una mastopexia con aumento, ya que se enfrentan 2 conceptos opuestos:

  • Por un lado, la mama no ha sido capaz de aguantar su propio peso y volumen, y la piel suele estar dañada, estirada y con estrías.
  • Por el lado contrario, si es con prótesis, vamos a colocar un implante de mama, lo que significa aumentar el volumen y el peso de la mama, y forzar a una piel de mala calidad.

Mal planificada, y/o ejecutada por cirujanos con poca experiencia, esta operación de pecho puede dar muchos dolores de cabeza y complicaciones, acabando en una paciente insatisfecha o con un resultado peor que el original. Las principales complicaciones agudas o a corto plazo que pueden aparecer son:

  • Hemorragia: sangrado que obliga a reoperar a la paciente.
  • Necrosis de la areola: no es frecuente, pero es la complicación más temida. Más frecuente en mujeres fumadoras, obesas, y cuando la areola debe subir muchos centímetros. Se produce por un riego sanguíneo insuficiente, y puede ser una necrosis parcial o total de la areola.
  • Pérdida de sensibilidad en la areola y pezón: no deja de ser frecuente, al menos parcial, ya que la mayoría de elevaciones de senos llevan cicatrices periareolares.
  • Dehiscencia de heridas: es decir, que se abre un tramo de la herida quirúrgica. Si aparece, la región más frecuente es en la unión de las cicatrices de la T invertida.
  • Infección de las heridas o de la prótesis. Si se infecta la prótesis, habría que retirarla, esperar unos meses y colocar una nueva.

Además, pueden aparecer complicaciones a largo plazo:

  • Dilatación de la areola: sobre todo si se colocan implantes de mama muy grandes.
  • Resultado insatisfactorio por mal ajuste de la piel, la glándula, la prótesis o de las 3.
  • Asimetrías de mama.
  • Desplazamiento de las prótesis.
  • Contractura capsular: aproximadamente 7% a los 10 años.
  • Rotura de prótesis: es muy infrecuente.

Precio de una mastopexia con y sin prótesis en Sevilla

El precio de una elevación de mamas en Sevilla es muy variable y depende de muchos factores. Puedes consultar un análisis detallado sobre el precio de un aumento de pechos o mamoplastia de aumento en una entrada anterior de este mismo blog, porque los factores son los mismos:

  • Cirujano que realiza la operación: su experiencia, curriculum y resultados.
  • Prótesis de mama: una mastopexia con aumento es más cara que una elevación de mamas sin prótesis, y según la casa comercial del implante de mama, el coste varía.
  • Clínica que ofrece el servicio.
  • Hospital donde se realiza la intervención.

Por lo general, podemos decir que el coste de una mastopexia es superior al precio de un aumento de pecho en Sevilla, debido fundamentalmente al tiempo de quirófano, que a grandes rasgos suele ser de unas 3 ó 4 horas. Podemos hablar, de una manera general, que la horquilla de precio dependerá de todos los factores diversos que hemos enumerado antes.

Cada caso es diferente, y el cirujano debe calibrar muy bien el tipo de piel de la paciente, el daño que tenga, la falta de volumen si es que existe, así como la prótesis de mama a colocar si es necesaria.


¿Durará para siempre el resultado de mi mastopexia, o volverán a caer mis mamas?

Esta quizás sea la principal preocupación tanto de la paciente como del cirujano. Para empezar, hay que decir que el resultado de una mamoplastia, la que sea, bien sea mastopexia con o sin prótesis, aumento de pecho, reducción de mamas, etc, no está asegurado ni garantizado para toda la vida. Con seguridad, con el paso de los años la mama va a caer algo debido al efecto de la gravedad. Existen una gran cantidad de factores que pueden hacer que la mama caiga a lo largo del tiempo después de la intervención en mayor o menor medida:

  • Tiempo de evolución: más probable cuantos más años pasen.
  • Grado de daño en la piel: pieles muy castigadas, estiradas, con estrías, en definitiva, en pieles de muy mala calidad es más fácil que la mama vuelva a caer.
  • Tamaño y volumen de la prótesis de mama, si es que se necesita: cuanto más peso y volumen metamos en una piel de mala calidad, más probable es que no aguante las fuerzas que ejerce el implante y se pueda dar de sí, cayendo con la gravedad.
  • Variaciones de peso: cuanto más se engorde, más estiramiento sufre la piel; cuanto más se adelgace, más vacía queda la mama. Las 2 son perjudiciales para el resultado a largo plazo, pero sobre todo la combinación de ambas repetidas veces a lo largo del tiempo, es decir, los mecanismos en yo-yo de pérdidas-ganancias de peso.
  • Embarazos y lactancia: por el mismo mecanismo que el punto anterior, en este caso las variaciones de peso y volumen son debidas a las hormonas.
  • Existencia de prótesis o no: si se añade una prótesis, es más probable que vuelva a caer por el efecto de presión que esta ejerce sobre los tejidos.
  • Mastopexia mal realizada: es una técnica difícil, sobre todo si se combina con una prótesis, ya que combinamos factores antagónicos. Asegúrate de que tu cirujano es experto en esta técnica y en resolver sus complicaciones, ya que de realizarse mal, el resultado se puede venir abajo en semanas o meses.

Todo lo anterior hay que entenderlo con cautela, puesto que cada mujer es diferente, y sus circunstancias pueden cambiar a lo largo de su vida. Como conclusión, podemos decir que es seguro que la mama caiga algo con el paso de los años, pero nunca debería caer de nuevo completamente por debajo del surco mamario, sino una ligera caída. Por otro lado, tiene fácil solución: en la mayoría de casos, años después, basta con volver a quitar la piel sobrante para adaptarla al implante, si lo hubiera, generalmente con las mismas cicatrices ya existentes. A continuación mostramos los resultados de una mastopexia en T invertida con prótesis redondas al año de la cirugía.